Por los estrechos desfiladeros del Túria

Fecha Longitud Tiempo mov. Vel. mov. Tiempo total Vel. total Alt. max. Ascenso total
24/09/05 10 kms. 2 h. 30' 4 km/h. 4 h. 15' 2.4 km/h. 650 m. 332 m.

Senderistas: Paco, Kiquet, Manolo, Paco_Javi, Vicente, Miguel, Pepa, Carmen, Mónica, Marcos, Susana, Duli, Dioni, Maria_Jesus, Pau, Maria_José, Jose_Manuel.

Iniciamos la ruta Fuente Nueva Fuente La Mojonera Jose Manuel en la piscifactoría Balsas de la piscifactoría
Otra fuente LLegamos a un refugio de madera Subimos una ladera Para bajar por la otra vertiente El collado que pasamos
Algunos querían almorzar ya en la Juncanilla Fuente de La Juncanilla Parada técnica para comer higos Almuerzo en La Caballera Almuerzo en La Caballera
La Caballera Arboleda de La Caballera El grupo en La Caballera Volvemos a pasar por el collado El río Túria
El río Túria Marcos en la piscifactoría Descansando en la piscifactoría Un pequeño puente Duna se bañó en las aguas cristalinas
Una serie de balsas de la piscifactoría ¿Que hace un abeto en estos parajes? Acumulación de troncos de la última riada Camino de vuelta Estación de aforo
del Túria
José Manuel en el puente de Zagra Cascada y poza en la rambla de Bercolón Vista aérea de la poza de agua Segunda cascada El final de la segunda cascada
La segunda cascada, de frente La cascada entra en la caverna La poza de agua en la caverna José Manuel en la rambla de Bercolón La segunda poza desde arriba

Por los estrechos desfiladeros del Túria.

Este itinerario está descrito en la web de ruralturia.com con el número 3. Describe perfectamente esta ruta por Titaguas, aunque tenga un par de deslices como son: 1º que el tiempo que da incluye la vuelta, algo que no queda claro y puede asustar, y 2º que el desnivel que se sube son 170 m. y no 50 m., aunque esto no debería influir.

Se recorre el río Turia desde el puente de Zagra hasta un punto aguas arriba en el que no queda más remedio que subir un desnivel de 170 m. por una senda, que nos mete dentro del bosque de pinos, para llegar a un collado donde tenemos señales de PR. Hay que seguir la pista que llega desde Titaguas y, en menos de 5 minutos, podemos visitar la Fuente de la Juncanilla, que se localiza a nuestra izquierda.

El destino de este recorrido es una antigua zona recreativa gestionada en su día por el ICONA, organismo ya desparecido. La vuelta por el mismo camino. Resaltar el agua cristalina de las balsas de la piscifactoría abandonada y, por supuesto, el tramo de camino que andamos a escasos metros del Túria.

Con todas las paradas en fuentes, piscifactoría, refugio de madera, etc., se comprenden los tiempos que se dan para este itinerario.

Teresa Casquel, la autora que ha descrito en ruralturia.com este itinerario, nos ofrece también el número 4 como complementario del 3. Nosotros hicimos apenas un tercio del recorrido y ya vale la pena. Las cascadas y pozas de agua que se encuentran son encantadoras. Aunque para llegar a la primera poza con su cascada no hay problema, para subir a ver las siguientes hay que trepar, para lo cual hace falta llevar el calzado adecuado, además de no tener vértigo.

Nosotros tan sólo subimos un desnivel de unos 55 m. cuando para llegar a la cascada de Bercolón, que no tiene agua salvo periodos de lluvia prolongada, aún nos faltaba salvar un desnivel de 180 m.

Notas de campo.

Día gris, con una niebla que no nos dejó ver el pico del Remedio en Chelva a la ida aunque sí a la vuelta, así que no tuvimos sol hasta media mañana. ¿Que contar de nuestro acceso a la zona de Zagra?. ¿Hicimos caso del cartel "Camino de Zagra"? Nooo. ¿Buscamos el camino que indica el itinerario de ruralturia? Tampoco. Preguntamos en Titaguas y, afortunadamente nos salió muy bien, pues con las indicaciones recibidas por un lugareño, supimos llegar y además disfrutamos de unas vistas aéreas de los desfiladeros del Túria.

Tras 10 kms. de pista forestal llegamos al puente de Zagra, dejamos los coches y empezamos a caminar con un excelente ambiente entre los 17 senderistas, acompañados por un perro llamado Duna. El camino estaba jalonado por fuentes (la fuente Nueva, la Mojonera, la Juncanilla y otras de las cuales no sé su nombre), por la piscifactoria abandonada, donde encontramos un agua cristalina que invitaba al baño, pero que sólo aprovechó el perro.

Lástima que desde el collado que subimos hasta La Caballera el camino la senda se convierte en una ancha pista. El almuerzo, a su hora, ¡que extraño!, en unas mesas de la zona recreativa "La Caballera" un poco separados pero en armonía como demuestra la foto de grupo, ¡parecemos un anuncio de profident! ¡que felicidad emanamos!.

La vuelta por el mismo camino, volviendo a disfrutar de las revueltas de la senda y, camino del puente de Zagra, algunos aprovechamos para ver de cerca la estación de aforo. Al margen del almuerzo, unos comieron higos y otros comimos moras y madroños. Hicimos una parada, ¡como si lo necesitaramos!, en la piscifactoria donde Marcos se nos puso a saltar de piedra en piedra, dentro de la primera balsa, con una agilidad felina.

Cuando llegamos a los coches, como ya habíamos comentado que se disponía de otra ruta por si esta se quedaba corta, nos dispusimos a realizarla a pesar de los reparos de Paco que había leído que habían cortados que subir. La sorpresa fue mayúscula cuando localizamos la primera poza de agua, ¡que maravilla!. Buscamos la subida por la derecha de la poza y efectivamente la senda era empinadísima, tanto que podemos hablar de trepar por piedras pulidas. Pero vale la pena pues arriba encontramos otra poza con su correspondiente cascada, el agua transparente, con un color azul turquesa. Además la poza se encontraba en el interior de una minicaverna con 3 aberturas: el inicio de la cascada, una ventana a media cascada y el canal de salida del agua.

Las fotos no hacen justicia a tanta belleza que invitaba al baño. Subimos siete de los 17 y como nos arrepentimos 6 de no habernos llevado el bañador, ¡vaya fallo!, habrá que añadirlo al equipamiento básico de la mochila.

Por encima de la 2º cascada continuaba la rambla pero con un pequeño paso problemático que se resuelve bien gracias a una cuerda que no se ve hasta que se intenta pasar. Se ven unas pequeñas pozas y como se estrecha muchísimo la rambla. En realidad la senda va más a la derecha y para llegar hasta las pozas hay que desviarse un poco y no tener nada de vértigo. A estas pequeñas pozas solo llegamos dos: Kiquet y el que suscribe.

Cómo el resto del grupo nos estaba esperando y además ya nos habíamos entretenido mucho con las pozas, bajamos y volvimos a los coches con una enorme satisfacción por haber visto tal espectáculo que por sí solo ya justificaba los kms. malos de pista forestal. A la vuelta cogimos el llamado "Camino de Zagra" y salimos a la carretera por donde no nos habíamos atrevido a la ida.

Documentación.

Por los estrechos desfiladeros del río Túria.

La cascada de Bercolón.

Mapa del sendero Ortofoto del sendero Zagra II Collado y fuente de La Juncanilla La Caballera

Esta página ha sido visitada 173 veces

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.