Las fuentes del Palancia (Navajas-Segorbe)

Fecha Longitud Tiempo mov. Vel. mov. Tiempo total Vel. total Alt. max. Ascenso total.
04/06/05 17.6 kms. 4 h. 4.4 km/h. 5 h. 20' 3.3 km/h. 444 m. 275 m.

Senderistas: Paco, Vicente, Manuel, Mari_Angeles, Manuela, Duli, Nati, Menchu, Jose_Manuel.

Nos acercamos al salto de la novia Tobas calcáreas Mesa a orillas del Palancia El salto de la novia El río Palancia
Fuente del Curso Zona de descanso en el salto de la novia Fuente del Hierro Fuente de
Nª Sª de la Luz
Entramos al primer tunel
Y salimos del mismo Embalse del Regajo Todos en el mirador del embalse Duli escondida Son como niños
Chopera Embalse del Regajo Carpas ¡A qué te pillo! Atravesando el embalse
Un chopo enmedio del embalse Más chopos en el agua Un puente que
no atravesamos
El puente desde abajo Un momento de descanso
Puente sobre
el río Palancia
Cuatro de cinco Flores amarillas José Manuel Una pequeña cascada
El salto de la novia

Las fuentes del Palancia (Navajas-Segorbe)

Este sendero ofrece una mezcla de PR, vía verde y senda sin marcar. Ruta ideal para realizar en verano dadas la cantidad de fuentes que jalonan nuestro camino entre Segorbe y Navajas: fuente de los 50 Caños, del Curso, del Hierro, de Nª Sª de la Luz, del Lugar, etc.

Saliendo de la fuente de los 50 caños en Segorbe seguiremos un PR que nos llevará hasta el "salto de la novia" en Navajas, primer hito del camino. A poco de continuar caminando desde allí encontraremos un desvio a mano izquierda que nos subirá hasta una pequeña cascada, lástima que esté muy sucia, y un mirador sobre el salto de la novia, que nos proporcionará una buena perspectiva de la zona.

Seguimos el camino hasta llegar a Navajas, lo atravesamos buscando el enlace con la via verde, antigua via del tren minero que iba de Ojos Negros a Sagunto transportando mineral de hierro. Tomamos esta vía verde y remontamos en dirección a Jérica, atravesaremos 2 túneles y tendremos una magnífica vista del embalse del Regajo.

Cuando llegamos a su altura nos desviamos para acceder a la cabecera del embalse, atravesarlo e iniciar la vuelta por el margen izquierdo del Palancia hasta llegar a una estación de aforo en la cual pasamos a través de unos tablones al otro margen del río, aunque un poco más abajo también se puede pasar mojándose un poco, y llegaremos hasta la fuente de Nª Sª de la Luz, desde donde tan sólo nos queda recorrer a la inversa el camino hasta la fuente de los 50 caños en Segorbe.

En resumen: poco más de 17 kms, con escaso desnivel y agua en abundancia, nos proporcionó un agradable paseo.

Notas de campo.

Para no perder la costumbre, como cada vez que hay que atravesar una población, Paco nos deleitó con un paseo turístico por el centro de Segorbe para llegar hasta la fuente de los 50 caños.

Se veia venir y al final lo consiguieron: las féminas fueron mayoría esta vez. Tuvimos un agradable paseo con una primera parada en el salto de la novia, donde no pudimos disfrutar de la cascada que se aprecia en las fotos de propaganda pero si de un entorno muy agradable, tanto que Duli por poco se nos queda haciendo Tai-chi hasta la vuelta.

Efectivamente, tal y como habia dicho Paco, tuvimos tantas fuentes que al final ya no recuerdo todos los nombres. Cuando entramos en Navajas pudimos viajar atrás en el tiempo, hasta principios de siglo más o menos, y ver las mansiones de la gente que veraneaba en Navajas, ¡vaya poderío!.

Tras recorrer un trozo de vía minera con túneles y juego del escondite incluidos, llegamos al embalse del Regajo, que momento antes habíamos visto desde un excelente mirador. Vimos un espectáculo digno de un documental sobre carpas persiguiendose unas a otras. Desconozco si esto forma parte del ritual de apareamiento de esos peces. Lo cierto es que tras algunas carpas (¿hembras?) iban 3 o más carpas (¿machos?) en persecución de la primera.

En el almuerzo que hicimos a orillas del Regajo nos enteramos del nacimiento de un nuevo color: el "redondo". Bueno un lapsus lo tiene cualquiera.

En una estación de aforo del Palancia atravesamos el río por unos tablones, todos excepto Paco, que debido al vértigo tuvo que buscar otro paso menos aéreo, con Manuel como acompañante, el cual además era el único que había hecho ese tramo de senda.

A la ida nos deleitamos comiendo cerezas y a la vuelta como había aparecido el amo del campo nos conformamos con comer moras blancas de las moreras que bordeaban el camino de vuelta. De nuevo recorrido por las fuentes, visita a la pequeña cascada que si no es por un servidor no vemos, mirador sobre el salto de la novia incluido. De nuevo en la fuente de los 50 caños pasamos por el bar a tomar un refresco (léase coca-cola o cerveza sin alcohol que hay que conducir), gentileza esta vez de Manuel.

Documentación.

Mapa del sendero Ortofoto del sendero Inicio y fin
de la excursión.
Fte.de los 50 caños
El salto de la novia Embalse del Regajo

Esta página ha sido visitada 170 veces

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.