La Mola Garumba (PRV-116)

Fecha Longitud Tiempo mov. Vel. mov. Tiempo total Vel. total Alt. max. Ascenso total
20/12/08 13.0 kms. 3 h. 15' 4.0 km/h. 4 h. 48' 2.7 km/h. 1044 m. 479 m.

Senderistas: Carmen_D, Almudena, Menchu, Salva, Jose, Mari, Emilio, Carmen_K, Luis_Gispert, Juan_Abad, Merche, Rafa, Chon, Teo, Nuria, Arquímedes, Vicente, Maria_José, Maite, Juan_Manuel, Juan_Catalán, Pablo, José_Miguel, Maria_Amparo, José_Manuel.

Las fotos de la ruta

La Mola Garumba (PRV-116).

La información de este recorrido la he obtenido del libro "Por las cumbres de la Comunidad Valenciana" de Rafael Cebrián (páginas 34-41). Se trata de una ruta circular que se inicia en Forcall siguiendo las marcas amarillas del PRV-116. El inicio puede prestar a confusión y tenemos dos claras opciones:

La primera consiste en seguir las marcas del PR hasta la depuradora para desviarnos por un camino a su izquierda que nos lleva hasta el río Calders justo enfrente de la escalera que sube a la capilla de la Consolacioneta y atravesaremos el río gracias a unos grandes bloques pétreos, subimos la escalera y cruzamos la carretera para llegar hasta la ermita de Nuestra Señora de la Consolación. La segunda opción (la que aparece en el libro de Cebrián) consiste en cruzar el río por el puente y seguir por un paseo de cemento que nos lleva hasta la capilla.

Seguimos subiendo sin problemas de orientación y con tan solo una pequeña trepa hasta una gran explanada en la base de la Peña del Migdía desde donde disponemos de una excelente vista de Forcall. A partir de aquí vamos rodeando la muela dejando las paredes verticales a nuestra derecha y el río Bergantes, que no vemos, a nuestra izquierda.

La senda desemboca en un camino donde encontraremos una portera para el ganado y al poco otra más que debemos dejar cerradas tras nuestro paso. Volvemos a andar por senda y pasaremos por una pedrera que puede ser problemática para personas con vértigo dada la estrechez del paso y su inclinación.

Llegamos a la cabecera del valle que luego utilizaremos para descender y seguimos por el PR hasta que una vez hemos pasado bajo el vértice geodésico la senda inicia su descenso y nosotros remontamos este último escollo y retrocedemos para llegar hasta la cima ya sin senda visible. Un poco más allá del vértice encontramos un gran bloque de piedra que nos ofrece una inmejorable atalaya para ver Morella.

La vuelta la hacemos campo a través en dirección Norte para llegar al valle interior de la muela. En ocasiones se puede seguir los trazos de una senda que tiene marcas amarillas, quizá pintados en un intento de crear un pr circular. Descendemos buscando el mejor camino hasta el Mas de la Mola a donde llegamos por la vertiente izquierda del barranco y justo enfrente de la misma encontramos un pequeño paso en el muro que nos facilita el acceso hasta el cauce por donde debemos seguir hasta que una clara senda remonta por la izquierda y nos lleva a la Font del Racó.

Bajamos de la fuente y seguimos nuestro descenso con el barranco siempre a nuestra derecha. Llegamos al Mas del Racó que dejamos a nuestra izquierda y seguimos por pista forestal en dirección noroeste. Obviamos luego una pista que remonta por nuestra derecha y seguimos hasta que encontremos un escalonado azagador que encontramos a nuestra izquierda y que nos lleva directos hasta el cauce del río Calders que cruzamos por otras piedras situadas sobre su cauce y entramos en Forcall.

Notas de campo.

Desde La Pinada, en dos horas justas nos plantamos en Forcall donde nos estaban esperando Luis Gispert y Juan Abad. Aparcamos y la primera sorpresa vino de la mano de Merche que había traído pastelitos de moniato y luego aparecieron unos bombones ofrecidos por Jose y Mari. En vez de consumir calorías hicimos acopio de las mismas, pero hay que ver que buenas están y que bien sientan.

Empezamos a andar siguiendo las marcas del PR y al llegar a la depuradora nos adelantamos Luis y yo para encontrar un lugar por donde cruzar el río. Cuando ya estaba decidida la vuelta atrás para cruzar el río por el puente me fijé en una escalera de piedra que bajaba desde la capilla hasta la orilla del río y esto hizo que viese las piedras que facilitaban el paso.

La subida no es larga pero si empinada y nos lleva hasta la base de la Penya del Migdía donde las cámaras fotográficas se dedicaron a echar humo. Un mirador natural que bien vale la subida. Seguimos nuestro itinerario bordeando la muela y pasando por túneles de verdor y acompañados por los mugidos de la vacas que vimos y sus deposiciones que no pisamos.

Tras pasar por la primera portera, donde por poco desmonto la misma en lugar de quitarle el lazo, cruzamos la segunda y atravesamos una pedrera donde un resbalón puede ser peligroso. La hora del almuerzo fue tardía pero es que habíamos empezado a caminar una hora más tarde de lo habitual. Me permito destacar, sin menospreciar las almendras, las barritas de chocolate, el café, la bota de vino, etc., un par de "dulces navideños", uno sólido: el torró de Elvis, aportado por Juan Abad, y otro líquido: la mistela de José Miguel.

Al poco Morella aparece sobre el horizonte con su inconfundible muela que la corona. Seguimos la senda hasta que nos desvíamos para subir a la cumbre donde Carmen y Emilio celebran su aniversario con botellín de champán incluido. Consigo hacer la foto de grupo a la tercera pues no tengo fácil el situarme en el extremo de la gran piedra que se separa de la cima en dirección a Morella.

Iniciamos la bajada a la trocha cantando villancicos y con el Mas de la Mola Garumba al frente. El tramo del barranco es espectacular y finaliza poco antes de la Font del Racó a pesar de que yo me empeñe en seguir por el cauce que se volvía por momentos más salvaje y aunque me apetecía mucho seguirlo, tras hablar con Emilio por el walkie y saber que habían encontrado la fuente, remonté la ladera y me reuní con el grupo.

Tras pasar por la fuente vimos como el paisaje se abre y nos ofrece unas excelentes vistas de las paredes de la muela que quedan a nuestra derecha. Llegados al Mas del Racó vino el andar por pista pero aún tenía reservada una sorpresa que había visto en el Google Earth, un azagador que atravesaba perpendicular al camino. Como en ese momento iba el último llamé al grupo para que retrocediera pues tan contentos iban charlando unos con otros que nadie se dio cuenta del cruce.

La bajada escalonada entre las paredes de piedra de los campos tampoco tiene desperdicio y nos deja de nuevo en el camino pero prácticamente a la altura del cauce del río Calders que volvemos a cruzar por otras piedras para entrar en Forcall y coger los coches para ir a comer al Mesón del Pastor en Morella.

La comida fue buena y mejor la compañía, todos ataviados con el gorro rojo e incluso hubo quienes se atrevieron a ponerse la camiseta del grupo que es de … ¡manga corta!. Tras el brindis con cava, Nuria en nombre de los presentes y ausentes me hizo entrega de un regalo: unos crampones semi-automáticos y el libro "Por las cumbres de la Comunidad Valenciana" de Rafael Cebrián. ¡Gracias a todos!.

La tarde ya tocaba a su fin y nos esperaban algo más de 2 horas para llegar a casa, así que desandamos el camino hasta el parking de Sant Miquel donde habíamos aparcado e iniciamos la vuelta.

¡Feliz Navidad y próspero año nuevo 2009!

Para escribir comentarios entra AQUÍ. He creado en el Cuaderno de Bitácora un tema para facilitar la escritura de vuestras impresiones sobre la ruta.

Documentación.


Mapa topográfico de la ruta
La Mola Garumba at EveryTrail

Map created by EveryTrail:GPS Geotagging

Esta página ha sido visitada 108 veces

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.