Barranco de Vallfigueras y charco azul de Chulilla

Fecha Longitud Tiempo mov. Vel. mov. Tiempo total Vel. total Alt. max. Ascenso total.
11/06/05 15 kms. 4 h. 3.8 km/h. 6 h. 2.5 km/h. 553 m. 545 m.

Senderistas: Paco, Vicente, Kiquet, Juan_Carlos, Agustín, Duli, Menchu, Almudena_2, Belén, Jose_Manuel.

Chulilla y su castillo El cañon del Turia Torre barbacana
y entrada al castillo
Chulilla desde el castillo El castillo
Admirando el paisaje La muralla ¡Será por flores! La subida para ver las pinturas rupestres Las pinturas rupestres
Las pinturas en detalle José Manuel delante de las pinturas Chulilla al fondo del barranco de Vallfigueras Chulilla, pueblo entre montañas La cueva del tesoro
Camino del charco azul El charco azul La foto oficial

Barranco de Vallfigueras y charco azul de Chulilla

Este itinerario consta de 3 partes perfectamente diferenciadas, lo cual nos permite todas las combinaciones posibles, dependiendo de cuanto queramos andar. La primera parte consiste en subir al castillo, hay cartel indicador desde la plaza de la Baronía, por las callejuelas hasta una cancela que esta abierta. Seguimos subiendo y pasaremos por su puerta con matacán almenado y la torre barbacana circular que la defendía. Continuamos la línea de muralla y veremos lo que queda de las diversas dependencias del castillo y unas excelentes vistas del entorno natural y del mismo Chulilla a sus pies. Volvemos por el mismo camino.

La segunda parte también se inicia desde la plaza de la Baronía buscando salir del pueblo por el PR-V.77 (calle del Turia) en dirección a la depuradora que dejaremos a la derecha, llegaremos a un puente sobre el Turia que nada más atravesar seguiremos por la izquierda dejando el desvío a la cueva del tesoro a la derecha. Seguimos por un camino hasta un algarrobo que tenemos a nuestra derecha y por donde sale una senda que tenemos que seguir, ¡ojo a las señales!. Empezamos a ascender y tras subir un collado nos encontraremos viendo el barranco de Vallfigueras que vamos a recorrer por su margen izquierda, abandonando la senda del PRV-77 en un momento en que esta se dirige al fondo del barranco (volveremos por ella). Más adelante al pasar por una pequeña pinada podremos observar a nuestra izquierda, en la otra parte del barranco, una oquedad cerrada con una verja. Se trata de las pinturas rupestres de Vallfigueras. De nuevo en la senda llegaremos hasta el inicio el barranco y seguiremos en dirección a las antenas que tenemos a la vista, para bastante antes de llegar a ellas coger el PR-V.77 por la izquierda del camino, que nos devuelve a Chulilla.

La tercera parte consiste en que una vez hayamos pasado el puente sobre el Turia seguir por la orilla, aguas arriba, rodeando la montaña en que se asienta el castillo, y vadeando unas cuantas veces el Turia hasta llegar al charco azul. A la vuelta hay un desvío a mano izquierda que nos sube por una senda (atravesaremos el canal del Turia) hasta la plaza de la Baronía.

Notas de campo.

Increible pero cierto, por una vez no hicimos el recorrido turístico en coche por Chulilla. Recuperada, al menos momentáneamente, la mayoría masculina nos dispusimos a iniciar el itinerario subiendo antes que nada al castillo, pues de lo contrario no hubiesemos subido al mediodía ni de casualidad.

Vuelta al pueblo e iniciamos la busqueda del barranco de Vallfigueras. El caso es que Paco andaba juguetón y dejó que Kiquet y Duli, que iban delante, se pasaran el desvío. Una vez repuesto el orden de marcha nos pasamos medio barranco de subida intentando ver las pinturas que Paco no acababa de recordar por donde andaban, hasta que al fin las vió desde lejos y ahí se quedó él, orientándonos a los esforzados miembros del grupo en la "escalada" hasta las mismas.

Tras esto continuamos la marcha y de nuevo una pequeña desorientación tipo "no recuerdo por donde esta el desvío" hizo que tardasemos un poco más en sentarnos a la sombra de una almendro a almorzar, pero ¡qué almuerzo!, gazpacho fresquito, galletas de sésamo, orejones, chocolate con almendras, bota de vino, pistachos, etc., sólo nos faltó el café de Vicente_metge y todo esto al margen del almuerzo que cada uno llevaba.

Afortunadamente, una vez repuestas las fuerzas, seguimos un poco más la pista de tierra y encontramos el desvío del PR, que todos excepto Paco y Vicente, que prefirieron ir por otro camino que Paco había descubierto antes del almuerzo y que también enlazaba con el PR, todo esto para evitarse algunas aliagas que el resto sufrimos estoicamente. Una vez reunidos encontramos un camino sin señales amarillas que nos hizo dudar unos instantes hasta que encontramos de nuevo las marcas y nos llevó hasta el barranco por un paraje de los que la senda no se ve desde abajo.

Por último nos dedicamos a vadear el Turia infinidad de veces, incluso en una de ellas nos tocó descalzarnos a todos menos a uno, que pasó sin quitarse las botas (su nombre empieza por "P"), para entrar en el agua haciendo juegos malabares, lo cual provocó algún que otro conato de "salpicaduras accidentales". Llegada al charco azul, un poco de relajo, foto de grupo y vuelta atrás.

Tomamos la senda correcta pero ya en la subida al pueblo la cabeza del pelotón decidió acortar hacia los coches por una infame senda que acabó en un terraplén que nos obligó a trepar cogidos a cualquier mata de hierba. Menos mal que arriba nos esperaba una fuente de agua fresca que sació nuestra sed y nos procuró otro momento de relax antes de coger los coches para volver a casa.

Documentación.

Mapa del sendero Ortofoto del sendero Subida al castillo Pinturas rupestres El charco azul

Esta página ha sido visitada 282 veces

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.